Autoconcepto y autoestimaa

Autoconcepto y autoestima: autoconocimiento para quererse

El autoconcepto puede ser la mejor herramienta para mejorar tu autoestima. Entrenar el autoconcepto nos ayuda a conocernos mejor y en profundidad para poder desechar esos prejuicios que nos ha ido imponiendo la vida en base a unas experiencias limitadas o a las ideas de nuestro entorno. 

¿Qué relación hay entre el autoconcepto y la autoestima?

En principio y solo por su etimología podemos creer que el autoconcepto y la autoestima son sinónimos, pero aunque se parecen no son lo mismo. El autoconcepto hace solo referencia a cómo nos describimos nosotros mismos, mientras que la autoestima incluye también la valoración que hacemos de esta descripción. En la formación de nuestra personalidad, ambos conceptos están interrelacionados.

¿Qué es el autoconcepto?

El autoconcepto es el conjunto de ideas que crees que te definen. Como su palabra indica, es la concepción que tienes sobre ti mismo o sobre ti misma y esto engloba muchísimas características y factores, desde los más superficiales a los más profundos.

El autoconcepto opera a nivel consciente e inconsciente, por lo que se refiere a una amplia variedad de conceptos casi infinitos que no conocemos o sobre los que no nos hemos parado a pensar y que operan de forma automática. Es la imagen que tenemos sobre nosotros mismos y depende también de la idea que tenemos sobre algunas cualidades como la inteligencia, la belleza, la timidez.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es diferente del autoconcepto en la medida en que es algo más enjuiciadora. Es decir, no solo vemos nuestras características sino que tenemos una idea sobre su validez. Es decir, depende de cómo nos sentimos con nuestro autoconcepto, si en general nos gusta o nos disgusta y cómo percibimos o nos relacionamos con eso que creemos que nos define.

La autoestima, al igual que el autoconcepto evoluciona pero es relativamente estable.

A diferencia de lo que se suele creer, no existen autoestimas altas o bajas sino bien o mal construidas. Lo que entendemos por una autoestima aparentemente demasiado alta, es una autoestima mal construida, al igual que una baja.

Nos referimos a mal construida cuando tiene una relación de distancia con la realidad. Es decir, está mal construida tanto cuando exageramos nuestros logros como cuando no los percibimos como tales. 

autoestima

Autoconcepto y autoestima: 8 ideas para mejorarlas

Hay múltiples formas de mejorar el autoconcepto que tienes de ti y tu autoestima. A menudo los ejercicios o técnicas son muy parecidos y sirven para ambos. 

Relativiza

Si eres una persona muy autoexigente o que ve siempre sus errores es porque probablemente le hayas dado valores absolutos a todas las características sociales humanas. Tendrás una idea muy clara sobre las personas simpáticas, responsables, egoístas… son palabras que puedes definir con facilidad y tienes también muy claro cómo eres. Pues ese es el primer paso de todos; desaprenderlo. Asumir que quizá no eres tan (lo que sea) como creías. Y los demás tampoco. 

Disfruta de actividades o personas inesperadas

Otro primer paso que debes aplicar es el de decir que sí a las experiencias nuevas. No te quedes en tu burbuja habitual, salir de nuestra zona de confort nos permite conocernos mejor y quizá podrás descubrir cualidades que no conocías o nuevos hándicaps que tienes que superar. 

Y es que desde niños nos etiquetan como “extrovertido”, “serio”, “bueno”, “leal”, pero cuando salimos de nuestro día a día podemos ser muy diferentes. 

zona de confort

No te compares

Todos nos comparamos, es normal, vivimos en sociedad y somos “uno más”. Pero puede ser muy perjudicial si siempre percibimos en los demás más virtudes que en nosotros mismos, esto afecta a nuestro autoconcepto y autoestima. Si todas las personas a tu alrededor te parecen más felices probablemente no estás usando la objetividad. No temas en preguntar a los demás por sus experiencias, problemas y recuerda que todos intentamos mostrar nuestra mejor cara. 

Ponte metas realistas

Esta es una forma muy buena de redescubrirnos y mejorar nuestra autoestima. Las metas a largo plazo a menudo resultan difíciles de cumplir y pueden empeorar nuestra autoestima haciéndonos creer que “no somos capaces”. En cambio, si estructuras tus semanas en pos de una meta realista, la cumplirás y poco a poco aumentarás la dificultad de estas. 

Busca el lado bueno

Todo tiene un lado bueno y un lado malo. La salud mental, social y hasta física está muy relacionada con ver el vaso medio lleno o medio vacío y además, estas mentalidades te dirán tambien el lado que ocupas en el mundo.

Si te enfocas constantemente en lo negativo y en aquello que no puedes cambiar, sufrirás y te sentirás pequeño e impotente.

En cambio, si buscas el lado bueno, estarás de mejor humor y mejorará tu estado y en consecuencia tus comportamientos. Serás capaz de más y además, te enfocarás solo en aquello que puedas cambiar, con, obviamente, mayores probabilidades de éxito. 

Pregunta a tus seres queridos

¿Quieres descubrir tus mejores virtudes? pregunta a tus seres queridos. Que te definan con 3 o 4 palabras y comprobarás que en su mayoría sin virtudes o características que pueden ser tanto positivas como negativas. Seguramente conocerás algunas facetas tuyas que no sabías que tenías, y que te ayudarán a tener un mejor autoconcepto y autoestima.

Hazte críticas constructivas

Las personas que consideramos que tienen una alta autoestima llevan muy mal las críticas, de hecho, no las soportan y hacen lo imposible por mostrarse libres de defectos. Aquellas personas con la autoestima baja, por otro lado, solo tienen malas opiniones de sí mismos que no dudan en mostrar a los demás. En ambos casos, es bueno que te hagas críticas constructivas.

De ese modo, comprenderás que eso que llamamos defectos no siempre lo son, tienen remedio y además, pueden ayudarte en tu crecimiento personal. 

Agradece

Este es un ejercicio muy valioso: antes de ir a dormir, apunta en un papel todas las experiencias positivas del día. Los ratos de risas, la comida sabrosa, el cato de los pájaros, una buena película, un abrazo, unas buenas palabras, un problema resuelto… y agradece. Te servirá para sentirte más afortunado o afortunada y en consecuencia valorarte mejor y de una forma más realista. 

Agradecer autoconcepto

¿Cómo puede el autoconocimiento mejorar tu autoestima?

Una autoestima excesivamente baja o alta viene de un alejamiento de la realidad y de una serie de prejuicios sobre nuestra propia persona que son exagerados en algún grado.

Por ejemplo, en el colegio es fácil comprobar que hay niños que aún suspendiendo están orgullosos de su trabajo y culpan al profesor. Otros, con un notable o sobresaliente sienten que lo podrían haber hecho mejor y se sienten insuficientes.

En ambos casos, la sensación está alejada de la realidad objetiva.

Entrenar nuestro autoconcepto mejora nuestro autoconocimiento y nos ayuda a deconstruirnos y volver a conocernos. Hay muchas prácticas para ello. Se trata de borrar los prejuicios y desechar o adquirir unos nuevos en base a nuestras experiencias y no en base a la idea que nos hemos formado.

Por eso, la valoración de nuestras características por un lado será más laxa y por otro, ampliaremos el número de estas características que percibimos en nosotros. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Óscar Rodríguez Collazo.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Hostalia que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.